estrabismo - visión doble - NEUROOFTALMOLOGíA - CIRUGíA REFRACTIVA - oftalmología pediátrica ENGLISH
home trayectoria afecciones tratamientos Casos Médicos novedades contacto

La neuropatía óptica anterior isquémica es una pérdida brusca de la visión o de una porción del campo visual, debido a un déficit de circulación sanguínea en el nervio óptico. El nervio óptico es el que transmite la visión desde el ojo hacia el cerebro.

El síntoma más común es una pérdida súbita de la visión central o de un sector de la visión.

El paciente puede notar la falta de visión en la porción inferior de su campo visual, que es la que se utiliza para la lectura. Sin embargo, no hay dolor ni visión doble.

La pérdida de visión es generalmente estable una vez que se descubre. Y suele permanecer igual desde el comienzo.

En algunas pocas personas, la visión puede mejorar algo a lo largo de los meses.

La neuropatía óptica anterior isquémica se puede considerar como un accidente vascular del nervio óptico. En quien la padece, el riesgo de accidente cerebro-vascular no es mayor que el de otras personas.
La neuropatía óptica anterior isquémica es más frecuente en personas con diabetes o hipertensión arterial, aunque también se da en los mayores de 40 años sin que haya relación con otras afecciones.

Otra causa, en personas mayores de 70 años, es la arteritis temporal. Esta última enfermedad se produce porque se inflaman y obstruyen vasos de mediano y pequeño calibre, entre ellos, los de los ojos.

Las personas que padecen arteritis temporal suelen sentir cefaleas intensas, dolor en la zona de la sien y en las articulaciones, especialmente en hombros y caderas, y elevación en la eritrosedimentación. Pueden, asimismo, tener fiebre y sufrir pérdida de peso.

A pesar de los avances científicos, no hay aún un tratamiento que mejore la visión, excepto en el caso de las personas con arteritis temporal. Algunos estudios científicos muestras que un 43% de los pacientes con esta afección ocular mejoran espontáneamente la visión a lo largo del tiempo. Así mismo, estos pacientes obtienen buenos resultados con el tratamiento con corticoides, que impide que la neuropatía óptica anterior isquémica avance o afecte al otro ojo.

¿Qué va a pasar con mi visión?
La pérdida de visión, una vez ocurrida, es irreversible. Habitualmente, se suele conservar la visión periférica. ésta suele ser suficiente para que la persona se desenvuelva de manera independiente.

¿Por qué los exámenes clínicos periódicos son importantes para todos?
Las enfermedades oculares pueden ocurrir a cualquier edad y muchas no presentan síntomas hasta que las mismas produjeron un daño. En cambio, otras numerosas enfermedades que producen ceguera son prevenibles, por lo que resultan vitales los exámenes periódicos con un médico oftalmólogo.


ACUERDO DE CONFIDENCIALIDAD synapsis c.i.